Las semillas juegan un papel fundamental al iniciar el cuidado de un jardín o huerto, son la base que nos generará un alto valor gratificante cuando logremos hacerlas germinar y crecer. Sin embargo, también puede ser una tarea que requiere mucha dedicación, paciencia y planificación.

No es para menos, al momento de tomar la decisión de iniciar nuestro proyecto de jardinería u horticultura hay muchos aspectos que se deben tomar en cuenta, haciendo que al principio siempre sea un desafío para todos. Por esta razón, te vamos a contar todos los aspectos que debes considerar al momento de elegir las mejores, para lograr que den los frutos que esperas al dedicarles tiempo.

La germinación es sin duda uno de esos pequeños milagros que la naturaleza nos regala, es una forma de crear vida a partir del cuidado y nos muestra la metamorfosis de algo simple para terminar con algo maravilloso. A pesar de esto, son muchos los factores que entran en juego para lograr llevar a feliz término el proceso.

Si estás interesado en conocer los métodos y factores que debes considerar para cuidar de tus semillas, haciendo un proceso más rápido y efectivo, te invitamos a seguir leyendo nuestro artículo y ponerlo a prueba con tu jardín. ¡Los resultados serán sorprendentes! 

Lo primero es conocer las condiciones básicas que requieres para lograr un germinado exitoso de tus semillas, empezando por emplear siempre los materiales de la mejor calidad para tus labores de jardinería. En Tierragro encuentras todo lo que necesitas para cuidar de tu jardín como todo un experto.

Además, debes considerar algunos factores importantes para garantizar que tus semillas se puedan desarrollar adecuadamente, estos son:

  1. Sustratos o contenedores:

    las semillas tienen una gran variedad, muchas pueden plantarse en gran diversidad de suelos y gracias a la amplia gama de climas, territorios y biomas que hay en Colombia se pueden utilizar una amplia variedad de tipos. 

    Sin embargo, si deseas plantarla en una maceta o en un semillero, debes considerar una mezcla especial del sustrato, para garantizar que obtenga todos los nutrientes para una germinación adecuada, según el tipo de semilla que elijas. 

    Lo ideal es garantizar una mezcla balanceada que garantice la humedad y permita un adecuado desarrollo inicial de raíces en las plántulas recién germinadas.

  2. Riego y humedad:

    para que una semilla pueda germinar es muy habitual que requiera de un riego abundante, a pesar de esto, no debemos excedernos con el agua que suministramos; porque podríamos ahogarla. Recuerda que debes garantizar un drenado efectivo del sustrato para que las semillas retengan la cantidad adecuada de humedad. 

    Para evitar que las semillas se pudran o se vean atacadas por hongos, lo más recomendable es tener un control de los niveles de humedad en tus semilleros, macetas o germinadores, evitando que se encharquen.

    Algunos bioestimulantes como los ácidos húmicos, fúlvicos y los extractos de algas marinas están siendo utilizados como activadores de la germinación. Su aplicación al semillero mejora  dicho proceso y aporta a la planta sustancias orgánicas, que le ayudan a un desarrollo ideal de raíces para un crecimiento óptimo.

Si te gusto nuestro artículo, compártelo a otras personas apasionadas por la jardinería para que ellos también puedan hacer una rápida germinación de sus semillas. Recuerda que en nuestra tienda virtual puedes encontrar todos los materiales para cuidar tu jardín y los insumos que necesitas para empezar. Dale una miradita y conoce todo lo que tenemos en Tierragro para ti.

 

También te puede interesar:

La importancia del uso de piedras blancas para los jardines.

5 Claves para la salud de tu jardín o cultivo en época de verano

Cuidado de jardínJardinería

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados