Los jardines en contenedores tienen una gran cantidad de beneficios, pero entre las ventajas principales están que te ayudan a ti -o a los jardineros- a cultivar una variedad de flores diversas, tanto en interiores como en exteriores. Para comenzar solo necesitas una buena matera y tierra. Pero, un factor que muchas veces olvidamos o subestimamos de su potencial son las piedras en la superficie o cubierta de la matera. ¿Cómo puedes usarlos para beneficiar a tus plantas? Aquí, te explicamos cómo usar piedras al armar tu jardín en macetas.

Dentro de los beneficios de usar grava o piedras de río no solo se centra en el aporte que le hacen a nuestras plantas sino también en el componente decorativo que complementa a nuestro jardín. Las piedras son un gran elemento cuando se usan como acentos decorativos en la parte superior del suelo en macetas de jardín. Además, el usar piedras, grava o un aderezo de corteza y arena sobre compost desnudo, puedes crear un acabado limpio y fresco para todas tus macetas del jardín.

Para el caso de las plantas que están en contenedores o materas al aire libre, las rocas se pueden usar como mantillo que atrae el calor en la parte superior del suelo, así que utilícelas con plantas amantes del calor -como cactus y suculentas-.

En cuanto al drenaje, las piedras también tienen sus beneficios. Es recomendable usar piezas grandes con bordes redondeados, como piedras de mar o río, ya que se logra un acabado más sofisticado: el aspecto desgastado del mar le da un efecto natural a tus macetas, pero también y al mismo tiempo permite que adquiera una apariencia sofisticada y lujosa. Además, emiten una vibra natural y relajante, perfecta para que te puedas desconectar en tu propio hogar.

Sea cual sea su estilo, las piedras deben estar limpias, es importante que verifiques cuando las piedras estén lamosas o tengan tierra adherida para que las laves y quites aquello que las haga ver “feas”. Se puede usar cualquier piedra siempre que esté lavada y libre de enfermedades o plagas que puedan transferirse a las plantas. Las piedras más grandes se pueden lavar con manguera en el jardín, mientras que las más pequeñas se pueden lavar en un balde o en el fregadero con un poco de jabón biodegradable para platos.

Ahuyenta las moscas.

Ya sabemos lo molestos que son estos insectos, si estás en una batalla constante con las moscas, se recomienda usar piedras como una forma de mantenerlas bajo control. Puedes cubrir el suelo con una mezcla de arena fina y rocas decorativas para evitar que los mosquitos de los hongos -que se parecen a las pequeñas moscas de la fruta- pongan huevos en el suelo.

Mejorar la retención de agua.

La barrera de grava detiene la evaporación del agua del suelo, ya que se convierte en una excelente manera de absorber el exceso de agua en un recipiente, pero también de liberar agua cuando la maceta se está secando. Esto, combinado con un mantillo, es una forma natural de ayudar al consumo de agua de la planta.

Asegurar un drenaje adecuado.

Como indicamos anteriormente, las piedras blancas, grava o fragmentos de macetas rotas ayudan a tener un drenaje correcto dentro de la maceta, dicha técnica ha sido usada durante generaciones. Sin embargo, no es una medida que deba ser usada a la ligera, ya que podría terminar en realidad limitando el drenaje, tenga especial cuidado con su ubicación. El agua no se mueve fácilmente a través de materiales con diferentes texturas. Cuando riegas la parte superior de la maceta, esta se filtra a través de la tierra para el caso de las macetas de textura fina; pero, en el caso de las macetas de textura gruesa está golpea la grava, la necesidad de hacer la transición de una textura a otra funciona para evitar obstaculizar el movimiento del agua.

¿Cómo ayudar a prevenir este tipo de obstrucciones? Elija una maceta con un orificio de drenaje grande, en caso de que ya la maceta lo posea, usted mismo lo puede hacer utilizando un taladro o usando un clavo de buen grosor y un martillo. Abra al menos un orificio de drenaje de media pulgada en la base del matera y notará como el flujo de agua aumenta previniendo retención de agua dentro de este.

Para sintetizar la información que te acabamos de brindar, acá te dejamos los pros y contras de las piedras en el jardín:

PROS

  • Bajo mantenimiento: casi nunca es necesario reemplazar las piedras.
  • Menor costo: debido a que duran más, generalmente es menos costoso cubrir con piedras.
  • A prueba de fuego: si vive en un área donde es común que se presenten incendios forestales, las piedras podrían ser mejores ya que no son inflamables.
  • Adiós a la maleza: Las piedras pueden mantener alejada la maleza por más tiempo.
  • Resistente al viento: las piedras pesadas son excelentes para prevenir la erosión del suelo en áreas en lugares en donde el viento es fuerte.

Perfecto para jardines de rocas y cactus: ¡las piedras son perfectas para estos espacios de jardín!

CONTRAS

  • El calor: las piedras elevan la temperatura del suelo, lo que lleva a algunas plantas a situaciones de estrés y, por ende, a necesitar agua con mayor regularidad.
  • Ningún beneficio para las plantas: las piedras no ayudan al crecimiento de las plantas ni a la salud del suelo.
  • pH desordenado: la mayoría de los árboles prefieren suelos ácidos, pero las piedras crean suelos alcalinos, que pueden terminar dañando a los árboles.
  • No es bueno para la poda: Las piedras pueden prohibir la poda de rejuvenecimiento, creando arbustos difíciles de manejar.
  • Quitar a mano: Si quieres quitar piedras, debes hacerlo manualmente ¡Lo cual puede ser tedioso!

 

También te puede interesar:

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados