Algunas malas prácticas relacionadas con el inapropiado manejo del suelo y el escaso interés que aún persiste por la recuperación de estos han ocasionado a través de los últimos años una acelerada degradación de la capa orgánica cultivable y fértil.

Genera preocupación como los suelos de la zona Andina Tropical, caracterizados por  pendientes pronunciadas y condiciones climáticas extremas, se han ido degradando con el pasar de los años y actualmente en su mayoría son áreas con altísimos grados de erosión. Diariamente las quebradas y los ríos de Colombia transportan miles de toneladas de suelo orgánico y las depositan en el océano.

Urge la necesidad de recuperar la calidad de nuestros suelos. Recordemos que este es un recurso natural no renovable ya que su restablecimiento tarda muchos años pero se puede perder en pocos segundos. Personalmente considero que junto con las fuentes de agua, deben ser los recursos más preciados en una finca. Ahí está la alimentación y el sustento para  esta y las futuras generaciones.

La aplicación continúa de material orgánico compostado es sin duda la mejor práctica para conservar la fertilidad del suelo y  recuperar aquellos que han sido degradados. Calidad de un suelo es sinónimo de MATERIA ORGÁNICA, un suelo sin materia orgánica es un suelo de mala calidad.

En nuestros PDV Tierragro comercializamos CompostCampo®, un Acondicionador Orgánico de suelos compostado y formulado con fuentes como bovinaza, champiñonaza y aserrín.  Gracias a sus propiedades es un producto ideal para conservar y recuperar los suelos cultivables.

Son muchas las propiedades y atributos que podemos obtener de las aplicaciones de CompostCampo®:

  • Mejora las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. Destaco entre ellas la Estructura y la Porosidad, las cuales favorecen la aireación y el buen desarrollo de raíces para un buen anclaje y nutrición de la planta. Aseguraba Ana Primavesí, reconocida Agrónoma de origen Austriaco pero dedicada toda su vida profesional al estudio de suelos en Brasil, que los suelos tropicales deben permanecer siempre como un “colchón” para mantener su producción y evitar su deterioro.
  • Aumenta la CIC. Importantísimo. Me atrevo a afirmar que esta es la característica química más importante del suelo. Podemos tener muchos nutrientes, aplicar muchos fertilizantes, pero si no tenemos como retenerlos y que estos se vayan liberando, no es un suelo fértil.  Valiéndome de una analogía, es como si en nuestro hogar tenemos mucha comida pero no contamos con una nevera para conservarla. Recordemos que la CIC la confieren principalmente las Materias Orgánicas y las Arcillas (la primera cinco veces más que la segunda).
  • Incrementa la permeabilidad y mejora la capacidad de retención de agua. Ahí está la clave para responder a los climas extremos.
  • Previene procesos erosivos.
  • Reduce plasticidad en suelos arcillosos.
  • Amortigua pH, evita cambios bruscos.
  • Reduce toxicidad por aluminio.
  • Provee nutrientes a los microorganismos debido a su alta fuentes de energía y carbono orgánico.
  • Favorece formación y desarrollo de raíces.
  • Menos fertilizantes: al formar agregados, estructuras y colides, podemos reducir a futuro aplicaciones de fertilizantes químicos.

El empleo de CompostCampo® debe ser pensado para mejorar la calidad del suelo y enriquecer sus propiedades y no como un material aportante de nutrientes o como un abono o fertilizante químico.  Equivocadamente se pretende evaluar un compost o acondicionador orgánico en función de su velocidad de aporte de nutrientes a las plantas y la respuesta rápida de estas; algunos como la gallinaza son muy apreciados por su bajo costo y su baja relación C/N que genera un efecto inmediato en los cultivos pero puede ser fuente de plagas y enfermedades. Además son generadores de lixiviados contaminantes de fuentes de agua. 

Siempre que recomendemos un plan de fertilización, cualquiera sea el cultivo o la época del año, incluyamos el CompostCampo® como materia orgánica. Es un material muy estable, entre sus características físicas se destaca que no tiene olor y va a cumplir una función vital en el mejoramiento del suelo. Experiencias en campo indican que no hay una dosis alta; todo lo contrario, considero que cualquier aplicación de éste es baja para nuestros suelos tropicales.

Ver producto

Agrónomo, José Nicolás Gómez Rodríguez.

Líder Nutrición Vegetal y Protección de cultivos Tierragro

 

Deja un comentario